miércoles, enero 28, 2009

El Anillo


Un discípulo preguntó a su maestro ¿qué puedo hacer para que me valoren?

El maestro sin mirarlo dijo: muchacho, no puedo ayudarte, pero si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este problema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.
El maestro se quitó un anillo y dándoselo al muchacho, agregó: toma el caballo y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro.
El joven tomó el anillo y partió. Los mercaderes se reían, otros le daban vuelta la cara. Alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta.
Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado, entró a la habitación del maestro y le dijo: lo siento, no se puede conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.

-Qué importante lo que dijiste, joven amigo- contestó sonriente el maestro-. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas.

El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo, lo pesó y le dijo: -Dile al maestro que si lo quiere vender ahora, no puedo darle más que 58 monedas de oro.

- ¡¡¡¡¡¡58 MONEDAS!!!!!! Exclamó el joven. Sí, replicó el joyero- yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero si la venta es urgente...

El joven corrió emocionado a la casa del maestro a contarle lo sucedido.
- Siéntate - dijo el maestro después de escucharlo- Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo te puede avaluar verdaderamente un experto.

¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor? Todos somos como esta joya, valiosos y únicos y andamos por los mercados de la vida pretendiendo que gente inexperta nos valore.
(Regalado por Pamela Maldonado, gracias!!)

4 comentarios:

Laura Virtual dijo...

Que lindo!...
y cuantas veces nos pasa, que ni siquiera nosotros nos valoramos...
un abrazo

Bandolera dijo...

Laura: si pues, yo creo que de ahí parte todo....
un abrazo desde Chile para China....

Juan Carlos dijo...

A mí me pueden comprar con una botella de Chateau Lafite, cosecha 1787 =D

Salud!os

Bandolera dijo...

jajajja....de gustos finos el hombre...que bueno que reapareciste. Abrazos vistuales para ti.