miércoles, noviembre 18, 2009

Cosas de la vida...

Llega diciembre cuando las cosas empiezan a pesar. Se ha ido gente cercana este año y precisamente ayer cuando despedíamos a una de ellas, miraba a mis compañeros de enseñanza media y veía cómo han cambiado nuestras vidas desde aquella época en que la campana del recreo era parte de nuestra felicidad.
Miraba sus rostros, que ya no son infantiles, aunque en nuestros corazones y en las reiterativas juntas tratamos de ser los mismos. Cuánta historia ha pasado en estos 20 años: matrimonios, divorcios, nacimientos, muertes, hemos emprendido vidas profesionales, de hogar, etc.
Nos hemos acompañado en los momentos difíciles y hemos reflexionado que la vida nos cambia de un segundo a otro. Quien ayer nos miró con cariño hoy ya no existe...el tiempo pasa y la gente se va, inexorable u optativamente...para bien o para mal.
Ingresa a nuestra vida gente nueva, nos desilusionan o los desilusionamos, pero quienes nos conocen desde niños/jóvenes nos querrán y aceptarán por siempre con nuestras rabietas y noblezas...las demás pueden ser relaciones utilitarias....pueden necesitar tiempo, pueden omitirse, complementarse, fortalecerse....no lo sé.

6 comentarios:

Sófía dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy Sofía administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a sofiacastillo0801@gmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Sofía Castillo

Bandolera dijo...

Gracias Sofía...por mí no hay problemas, siempre es bueno conocer nuevos blogs...gracias!

graciela ojeda dijo...

Sí...hay muchas verdades. Cuánta gente, cuántas historias. Muchos todavía seguimos estando juntos. Hay que reconocer que lo único constante es el cambio. Cambio es evolución y cada uno de nosotros lo hizo arrastrando consigo lo que tenía y lo que va tomando de este viaje que significa la vida. Un abrazo!!!

Bandolera dijo...

Xilo!!! efectivamente y completé la frase y puse "quienes nos conocen de niños/jóvenes", pues siempre pensé tb. en el "xat de la amistá", y ya éramos más grandes, aunque infantiles jajjaja... la idea era marcar la diferencia con la adultez...aunque claramente aún no lo soy :)

Daniel. Cambia tu link a http://elkioscobloggero.wordpress.com dijo...

Yo pienso lo mismo cuando veo a mis grandes amigos del liceo hoy casados, con hijos algunos, mientras yo sigo siendo el rebelde soltero sin compromiso, jajajaja.
Saludos

Bandolera dijo...

Daniel qué gusto tenerte por acá y compartir impresiones...Saludos!